jueves, 14 de junio de 2012

Castillo de Los Rojas (Rojas de Bureba)


     Las ruinas, que han perdurado hasta nuestros días de este interesante Castillo, son más que suficientes para hacernos una idea de lo que fue en su día. Un señor castillo.
Sus origenes nos remontan al siglo X, pero la importante familia de los Rojas, lo reconstruyó hacia el 1.300.
Para más información documental, clicar AQUÍ.
Y para lo demás...








¿Peña de los amantes?. No, las dos hermanas.

Rojas de Bureba
VIDEO RECOPILATORIO:

8 comentarios:

Temujin dijo...

Y agua mineral para Coca Cola...

Fernando dijo...

Hola ZáLeZ, en cierta forma me recuerda al Castillo de Urbel del Castillo; espero algun dia ver una entrada por aqui de dicho pueblo y su castillo, muy lejos no te pilla, a ver si con el buen tiempo vas de visita con el equipo

Un Saludo

ZáLeZ dijo...

Hola Temu:
Mejor complemento imposible pues como veo que sabes, está cerca de aguas Santolín (Aquabona) perteneciente a la Cocacola, por lo que millones de personas beben agua de esta zona.

ZáLeZ dijo...

Hola Fernando:
Tienes razón, en esta semana que tengo de vacaciones tengo mucho interés en ir un día a Merindad de Ubierna pero como plato fuerte "La Polera", no se si me dará tiempo a ir a Urbel.
Es una pena que estando tan cerca esta zona tengamos que dar un rodeo tan grande para llegar.
Saludos,

mejora dijo...

Hola Zalez : grandiosas ruinas del castillo de Rojas , que tenemos a pie de casa y tan poca importancia damos.
El castillo de Poza tambien es de la familia Rojas ( blasón con 5 estrellas) .
Un abrazo

ZáLeZ dijo...

HOla Mejora:
Estoy contigo. Tal vez porque estamos acostumbrados a verlo de "lejos" y seguro que hay mucha gente de la zona que nunca se ha acercado a verlo de cerca.
Un abrazo,

Abilio dijo...

Hola Zález, pues yo mismo nunca he subido al castillo de Rojas, nunca me ha llamado la atención al verlo desde la cima del Santorcaz.

Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Abi:
Eso nos ha pasado a la mayoría, pero cuando uno se presenta en el lugar y observa los detalles, la cosa cambia y mucho.
Un abrazo,